Marina asume responsabilidad por muerte de familia en Nuevo Laredo

Marina asume responsabilidad por muerte de familia en Nuevo Laredo

Enviar a Kindle

La Procuraduría General de la República (PGR) confirmó que integrantes de una familia fueron acribillados desde un helicóptero de la Marina, “de manera circunstancial”, cuando la Armada respondió a una triple emboscada de la delincuencia organizada, hace dos semanas en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

La Marina, que en un principio intentó ocultar el hecho cuando informó de las emboscadas y luego negó que hubiera disparado desde el aire contra el vehículo en el que iba la familia, terminó este viernes por asumir su responsabilidad.

“Esta institución asume la responsabilidad que deriva de los hechos que, de manera circunstancial, resultó involucrado un vehículo civil ajeno” a los enfrentamientos, informó, tras conocerse el peritaje de la PGR sobre los choques ocurridos entre el sábado 24 y el domingo 25 de marzo.

La Marina se limitó ese domingo a informar la muerte de uno de sus elementos y heridas en otros 13, tres de ellos de gravedad; así como la muerte de cuatro atacantes. La PGR dijo que en realidad fueron cuatro los marinos heridos.

La agresión a la familia se pudo conocer de inmediato porque sobrevivientes del ataque declararon a la prensa local que el auto en que viajaban había recibido disparos desde el aire.

Ante esos primeros testimonios, la Marina tuvo que reconocer el fallecimiento de “personal civil”, pero dijo que las investigaciones preliminares indicaban que el fallecimiento no fue por disparos desde el helicóptero, sino desde tierra.

El titular de Servicios Periciales de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Anselmo Apodaca Sánchez, acabó con esa versión. En conferencia de prensa, el viernes, dijo que la madre y sus dos hijas, de cuatro y seis años, murieron por disparos desde el helicóptero de la Fuerza Armada, como parte del fuego cruzado.

Explicó que seis integrantes de una familia se transportaban en una camioneta y se encontró de forma “circunstancial” en el lugar del enfrentamiento. Tres murieron, el padre resultó herido de gravedad y otras dos menores sobrevivieron.

Según la explicación, en los tres lugares donde la Marina fue sorprendida, se localizaron más de tres mil cartuchos de diferentes calibres de armas cortas, largas y de alto poder de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, utilizadas todas por el grupo de atacantes. No precisó cuántos fueron percutidos por la Marina.

Después de la conferencia del responsable pericial, la Marina emitió un comunicado para asumir su responsabilidad, pero al mismo tiempo, exculparse de lo que dijo inicialmente.

La dependencia federal dijo que la información oficial difundida en un principio, en aras de la transparencia, así como la postura siguiente, “derivaron de los datos con los que se contaba al momento en el desarrollo de las investigaciones; sin pretensión alguna de ocultar ni minimizar el dolor de los civiles afectados”.

La Secretaría de Marina Armada de México “asume ante las y los (sic) mexicanos la responsabilidad social que ello representa, a pesar de constituir un hecho circunstancial, cuya causa fue originada por grupos delincuenciales que actúan desde el anonimato”, señaló.

A pesar de que el abogado y asesor de la Marina, Juan Velázquez, había desestimado el ataque desde el helicóptero y asegurado que muchas familias y organizaciones lucraban al amparo de la Ley General de Víctimas, la Marina aseguró que la familia recibirá ayuda conforme a ese ordenamiento.

Ni la Marina ni la PGR han identificado al grupo atacante, pero las versiones de prensa atribuyen el triple ataque sorpresivo -inédito hasta entonces- al Cartel del Noreste (CDN), una escisión del Cartel del Golfo.

Inofrmación de Proceso.

Comentarios

comments