Feligreses de La Luz del Mundo oran por el destino de su líder detenido en EU

Feligreses de La Luz del Mundo oran por el destino de su líder detenido en EU

Enviar a Kindle
  • La sede mundial de la Iglesia, ubicada en Guadalajara, congrega a fieles que claman por la libertad de Naasón Joaquín García

A lo que ellos llaman su mayor fuerza, orar por su Dios, la Iglesia Luz del Mundo convocó anoche a todos sus feligreses. En Jalisco, principal sede, Estados Unidos y las distintas sedes en Centro y Sudamérica e incluso Europa. En tierras tapatías, donde forman parte de la ciudad, se reunieron dentro del templo sacerdotes y en las calles hombres y mujeres, estas últimas con su cabello cubierto con una pañoleta blanca.

La sede -al nor-oriente de la ciudad- donde una estructura metálicade gran envergadura, donde todavía horas atrás era todo algarabía, ya que se están preparando las fiestas, de pronto se quedó en silencio. No lo podían creer, su credo les permite traer celulares y la gran mayoría se enteraron en redes sociales.

Una ama de casa cierra su tienda y va a acercarse al templo. Ella prefiere no dar su nombre, pero informa que del 7 al 15 de agosto, Guadalajara, como cada año, estaba programada “La Santa Convocación”.

Ayudaba a su esposo a coordinar y por eso sabe que son cuatro sedes en la ciudad donde se imparten temas de fe y moral para la preparación de la Santa Cena. “Esperábamos como 500 mil asistentes, medio millón, procedentes de 54 países” y acude a un frase acuñada para ese sitio: “Un solo lugar, para ser uno en cristo…!”.

Ella nos adelanta que la sesión será larga, “quizás todo el tiempo que dure el proceso, pero tenemos fe y pronto lo tendremos entre nosotros”.

 

Alfredo H. recuerda cuando cumplió los 14 años al mismo tiempo que Naasón Joaquín, “por unos días, y desde entonces se dedicó al servicio religioso. Lo preparan para heredar, en su momento, a su abuelo Aarón Joaquín y a su padre Samuel Joaquín Flores, a la muerte de ellos”. Esto finalmente ocurrió el 8 de diciembre de 2014.

 

Por LA VOZ DE LA FRONTERA

Comentarios

comments