Publicidad

Fallece el búho impulsor de la cultura en México: René Aviles Fabila

admin

By admin

octubre 10, 2016
Compartir Nota

René Avilés Fabila contaba que cuando le entregó el primer volumen de sus memorias Recordanzas a su madre, ella lo felicitó: “me dijo: están bien, me gustaron, son atractivas, pero déjame decirte algo, tú nunca vendiste chicles en el metro para ayudarte en la escuela, por una sola razón, no había metro”. La mañana de ayer se puso fin al cúmulo de experiencias como éstas del escritor, luego de que falleciera de un infarto.

Escritor, periodista y catedrático, el autor de El gran solitario de Palacio, fue uno de los promotores de la cultura más importantes de México, por lo que fue galardonado en 2014 con la Medalla Bellas Artes.

Un ave enigmática fue su estandarte: En 1985 el suplemento cultural El Búho del periódico Excelsior, el cual después se convirtió en la Revista El Búho.

El presidente Enrique Peña Nieto expresó sus condolencias a familiares y amigos del escritor y periodista: “Mis sinceras condolencias para los familiares y amigos del escritor y periodista René Avilés. Descanse en paz”.

Asimismo el a través de su cuenta de Twitter, el secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa expresó: “Comparto el pesar de la comunidad periodística y literaria por el deceso de René Avilés Fabila. Descanse en paz”. María Cristina García Cepeda, directora general del INBA, añadió en su cuenta personal: “El fallecimiento de René Avilés Fabila, forjador de varias generaciones de escritores, amigo entrañable, deja un hueco difícil de llenar”. Por su parte el director del Fondo de Cultura Económica, José Carreño Carlón, expresó: “Lamento el fallecimiento de René Avilés Fabila, escritor, periodista y autor del @FCEMéxico. Un fuerte abrazo a sus familiares y amigos”.

Tras conocerse la noticia de su muerte, su colega, el escritor Ignacio Solares señaló: “Es una pena que un hombre tan entregado a su profesión se haya ido. Recuerdo que cuando sacó su primer libro Los juegos se hizo una presentación en una librería que ya no existe, fue un momento muy particular. Lo vi hace como un mes y estaba muy bien, se veía jovencísimo”.

El director de la Revista de la Universidad de la México, destacó que hace a penas poco más de un mes René Avilés señalaba que estaba muy bien y con cierta presunción, en broma, decía que estaba bien por fuera como por dentro.

Ignacio Solares indicó que “siempre es una pena perder a un amigo y a un escritor con que tanto oficio y con tanta dedicación, publicó algunos cuentos verdaderamente espléndidos”.

Por más de medio siglo Avilés Fabila fue catedrático en la Universidad Nacional Autónoma de México. Inició su carrera literaria en 1960 y cinco años más tarde, en 1965, obtuvo la beca del Centro Mexicano de Escritores, con la cual escribió su primer libro de cuentos Hacia el fin del mundo, editado por el Fondo de Cultura Económica.

Entre la vasta obra legada por Avilés Fabila, integrada por novela, cuento, ensayo y memorias, se encuentran Los juegos, El gran solitario de Palacio, Tantadel, La canción de Odette, Réquiem por un suicida, El reino vencido, El amor intangible, Hacia el fin del mundo, Fantasías en carrusel, Todo el amor, Catálogo de sorpresas, Memorias de un comunista y Recordanzas.

Reconocido como Protagonista de la Literatura Mexicana por el INBA y miembro del Sistema Nacional de Creadores, René Avilés Fabila también ejerció una amplia y reconocida labor periodística en los ámbitos del análisis político y la divulgación cultural.

Tantadel

René Avilés Fabila braceaba con resuelto imaginario en las aguas de la política, la sátira y la fabulación. Periodista cultural de presencia axiomática en Unomásuno, El Universal, El Nacional, Diorama de la cultura, El Búho, La Cultura en México, Casa de las Américas de La Habana y Revista de la UNAM, concertaba la crítica literaria con reflexiones socioculturales de México y del resto de América. Coincidí con el autor de El reino vencido en Casa Lamm. Él coordinaba un Taller de Cuento; yo daba clases de Redacción: le cuestioné su cercanía con los funcionarios culturales de la Cuba de Castro, me dijo: “Mira, mi simpatía es con los cubanos. Publico artículos allá y soy invitado: cada viaje a La Habana es un baño de afectos, tu país lo llevo muy adentro”. / Alumno de Juan José Arreola y de Juan Rulfo, la obra de José Revueltas fue determinante en la conformación de su estilo. Leo con frecuencia los cuentos de Hacia el fin del mundo (1969) y de Los animales prodigiosos (1989). La canción de Odette (1989) y Requiem por un suicida (1993), dos novelas que recomiendo a mis amigos. Fondeo en las dársenas de Tantadel (1975), una parábola con ecos de Malraux y Sartre. Historia de amor marcada por lo fatal en un retrato de espirituales tribulaciones. Los protagonistas cargan las señas de providencias cotidianas como preludio de una indestructible angustia. Momento clave del universo del poseedor de la Medalla Bellas Artes 2014. Avilés Fabila supo decirnos que la lluvia no mata las flores, que en las alegorías del mundo concurren todos los oficios perdidos.

Temas:
Compartir Nota

Popular

Subscribete a nuestro Boletín de Noticias

Periodismo digital con firmeza. Sin censura, con el único interés de informar. Todas las voces en un solo lugar.


© Conexión Noticias. Todos los derechos reservados. Powered by Omarric.